Desahogando

Las palabras mágicas de mi madre.

Después de mi último artículo en este blog, he recibido algunos mensajes y comentarios de muchas personas, todos con muestras de apoyo; incluso algunos comentando que han pasado situaciones similares y que aún hoy podrían estar tratando de superar. Esto me ha hecho leer e investigar sobre el tema.

Hasta qué punto una relación puede afectar la vida de una persona, pero sobre todo Por Qué damos ese poder, qué es lo que está pasando en el mundo que hace que nuestro espíritu se quiebre tan rápido, y se corrompa, nos convirtamos en seres fríos, insensibles; interesados, casi parece una lucha de poder, como en la selva la lucha del más fuerte. Me parece increíble lo mucho que nos hemos degradado, no veo evolución en esto. El tema es extenso, va desde que ves una madre decir: “ya nació el que va a tener de ganado a tus hijas”, (lo vi con mis propios ojos hace unos días), o el típico: “Es que a nosotros los hombres” “es que nosotras las mujeres” “El convertir en un tiktok la reacción de unos padres al escuchar una canción que te enseña a buscar sexo.

Pasaré a pecar, por exponer esto, pero unos días atrás me escribía con una muy buena amiga, y en mi llanto (casualmente cuando hay amistades reales podemos drenar algo de nuestras penas, no todo pero algo de vez en cuando nos ayuda a tener más claras las cosas y buscar mejores soluciones, no actuando desde el dolor o rabia, sino desde la consciencia), en fin, que me desvío del tema y también me saldrá un escritor de renombre a cuestionar… le comentaba a ella, que no sabía cómo llegar a alguien de nuevo, o si simplemente debía soltar, (por temas de caracteres y mucho de EGO); entonces su respuesta fue: “sácale”, se astuta, y sácale dinero; a buscar la forma de convertir a esta persona en un “banco” porque según lo que ella me explicaba, en su experiencia, los hombres son “arrechos”, que si el me veía como un objeto sexual, pues yo debía ponerle PRECIO a mis partes íntimas. “no se hacer eso” le decía yo, no me nace, no creo que deba ni que pueda. Desde ese día a retumbado en mi este tema.

He pensado, mis personitas serán así de grandes? (si es que le dejamos planeta para entonces) como puedo ponerle precio a mis partes?... mi madre toda la vida me ha dicho que yo soy UNA EN UN MILLON, que soy invaluable, única, perfecta creación de Dios (con el respeto de quien no crea en Dios) Es evidente que esto se lo he dicho mucho a mis personitas y que van creciendo con esa misma enseñanza, entonces estoy preparándolas para un dolor inminente? Debo hacerlas más interesadas, mas vengativas o peor aún, debo enseñarles a rebajarse a pedir, y que cuando se entreguen sea por dinero y no porque sientan? Estoy criándolas bien o las estoy preparando para “ser el ganado de alguien”… que por cierto, me parece horrible expresarse así, tanto de los hombres como de las mujeres.

En estos tiempos de tanta frialdad, de tanto libertinaje, y de mucha opresión por el que piense distinto; yo debo confesar y me expongo con esto a ser atacada, pero lo siento; estoy tratando de no silenciar mi voz, por mí, por mis personitas, por una nueva integrante de mi familia que ya quisiera conocer y por muchísimos más… En mi hogar hay un refugio del mundo, y mi trabajo diario es porque así sea mucho tiempo más. ¿Qué hay cosas que debo corregir? Si, muchas no soy una santa. Pero al menos valores tenemos, y un fuerte AMOR por respetarnos como mujeres, como seres humanos, como hijos de Dios.

Quisiera soñar que cada hogar será igual, incluso mejor y que mejoraremos un poco esa cultura que vamos aceptando en la música que nos dice que somos objetos, o que el hombre debe pagar para tener mujer; la televisión que nos enseña a devaluarnos porque no tenemos un peso “ideal”, la sociedad que se empeña a cambiarnos e idiotizarnos. Las redes que silenciosamente nos hace sentir envidia, deseo por lo ajeno, nos hace ser avaros y codiciar más, incluso cambiar nuestros sueños para crear una copia de los sueños de otros. Destruye hasta relaciones, porque no son sólidas, quiebra las mentes a pensar por sí mismas, en cambio revisamos y me incluyo, y encontramos lo que llamamos evidencia, y volvemos todo una novela, llena de celos e inseguridades.

He tenido unos días muy difíciles, no han dejado de serlos. Me apoyo en 4 almas inocentes que desconocen toda la guerra que hay fuera, los tengo aquí en este refugio, tratando de mostrarles algo mejor que todo lo que nos mata; cuidando las plantas, jugando a ser astronautas, policías y princesas; bailando al ritmo de una música en calma, sonriendo el doble y comiendo dentro de lo posible, más sano. Enseñándoles que cada uno de ellos es UNICO, que como los diamantes, hay que buscarlos y llevarlos a altas temperaturas para poder tenerlos, que ellos son diferentes personas, y cada uno es un completo planeta de posibilidades, que tenerlos es una bendición, que no son míos, que son prestados, pero que el AMOR los hace tan míos como nunca, pensar irme lejos de dos de ellos, me frena… eso me dice que ya hay un lazo, irrompible.

Yo voy a ellos, a sus sueños, a sus metas. Están siendo mi motor, aunque suena cliché, mi motivo para seguir, para ser fuerte, me han secado las lágrimas, y aunque desearía no me vean llorar, valoro que cuando se me escapan, ellos corren a abrazarme, y decirme “todo estará bien Arelis, no llores”. Si ellos tan pequeños pueden hacer eso, calmar el dolor de un adulto lleno de demonios, ellos pueden ser todo lo que se propongan en la vida, y me da alegría ser parte de eso. Hoy hay menos lágrimas, ellos me han recordado que soy UNA EN UN MILLON.

Dando pasitos de bebe