"Recalculando"

Hola lectores pechochos...

 

Me desaparecí del blog unas semanas, no por falta de contenido. Si vieran todo lo que pasa en mi mente y en mi va, da para una trilogía (chiste malo), pero hay situaciones y noticias que te sacan de tu zona de confort, de tu cotidianidad; y te obligan a desconectar. No con la misión de dar suspenso, sino más bien tratando de asimilar, reubicar y aceptar en mi caso, mi nueva realidad.

Soy paciente oncológico hace más de un año; no recibo alta médica, aunque ya no esté en tratamiento de quimioterapia, y el Tamoxifeno, ya es como paracetamol para el resto del mundo; pero para mí, aquí y ahora; ser paciente oncológico, lo había estado llevando mejor de lo que yo misma esperaba. Pero claro, todos reaccionamos algún día, al estado de shock y supuesta aceptación y positivismo, cuando nos toca ver que ha vuelto el peligro, cuando los resultados de una biopsia pasajera de rutina, se convierte en un PRESENCIA DE CELULAS MALIGNAS.

Vuelve a caerse el mundo, hace días tenía una carrera por hacer todo lo que soñaba, ahora solo me he paralizado, literalmente; he salido solo para lo muy necesario, el sofá se ha vuelto mi cama, el día entero, sumida en lo que he descubierto que es depresión; ayer llevé a mis nenas al mar, porque claro, tienes cáncer pero eres madre, así que debes seguir adelante, no hay opción de hundirte en la miseria o depresión, no hay tiempo de llanto y menos de pensar en lo peor.

Esta vez, hay operación INMINENTE, según las palabras de mi oncólogo. No sé si esa palabra me aterra más que "Maligno", podrían competir y para mi serian igual de aterradoras. Si me preguntan cómo estoy, estoy calmada, en casa, haciendo mis actividades cotidianas, con instantes de llanto desconsolado en el baño y en silencio; saliendo de una gripe horrible que se sumó a fiebres nocturnas, pero a mi parecer no es más que la reacción física de la situación que atravieso en silencio.

Viendo el lado positivo, si me operan, hay gran porcentaje de no recurrir a tratamientos endovenosos (quimio) ni de radio, solo tratamiento vía oral, y eso me calma un poco; pero la operación como tal... aunque apenas dura unos minutos cuando mucho una hora, me tiene en insomnio, porque cuando te explican lo delicada que es, y que puedes sufrir daños en tus cuerdas vocales, o garganta, pienso: "Dios mío, que salga todo bien"... no me imagino sin mi voz escandalosa... (Otro chiste muy malo)

Me he ausentado, pero hoy renuevo esta sensación de escribir desde el alma, y siento mientras escribo una explosión por dentro, de sentimientos y dreno en mis lágrimas, un poquito del peso que llevo encima. Lo agradezco, agradezco tanto querer escribir, querer expresarme, querer vivir. Gracias por leerme...